07 septiembre, 2016

62 Errores Comunes que se Cometen en las Boda (II)

En la primera parte de 62 Errores Comunes que Se Cometen en las Bodas os hablé de 32 de los más habituales, relacionados con la organización, las invitaciones, la ceremonia y la recepción. En esta segunda parte sabréis cuáles son los otros 30 errores que más se suelen dar en las bodas.


Aquí están...


62 errores comunes que se cometen en las bodas (II)


Los proveedores


33.- No pedir presupuestos por escrito a varios proveedores y no buscar opiniones en otras pareja o en Internet acerca de su trabajo.


34.- No exigir un contrato de prestación de servicios que recoja la mayor cantidad de detalles posibles.


35.- No informarse acerca de si el proveedor cuenta con las licencias y seguros correspondientes a su actividad.


36.- No exigir factura por los servicios que preste el proveedor. Es cierto que tendréis que pagar los impuestos correspondientes, pero es que además de ser vuestra responsabilidad el hacerlo, el no pedir factura os cierra todas las puertas para una posible reclamación en caso de que algo vaya mal. Por no hablar de que Hacienda tiene en el punto de mira a las bodas, romántica que es ella...


Cámara de fotos y marcos37.- No contratar a un fotógrafo profesional y dejar en manos de un familiar o un amigo al que se le da bien eso de las fotos para que haga vuestro reportaje. Las fotografías de boda son un recuerdo para toda la vida, que merece la pena cuidar. Si el presupuesto es ajustado, es mejor prescindir del vídeo o el reportaje pre y postboda y gastar el dinero en pocas fotos, pero de calidad.


38.- Excederos con la sesión de fotos posterior a la ceremonia, tanto las vuestras como las de grupo. Debéis pensar que los invitados os están esperando y que deberíais aparecer mientras todavía se está sirviendo el cóctel. Que lleguéis mucho más tarde de la hora prevista para el servicio de la comida o la cena, después de que los invitados ya hayan terminado el cóctel es un gesto de lo más desconsiderado hacia ellos. Y tener a la familia y amigos haciéndose infinitas fotos de grupo, también.  


39.- No dar de comer o cenar a los fotógrafos, el videógrafo, el DJ o cualquier otro proveedor que vaya a pasar varias horas en vuestra boda. Si no lo hacéis se sentirán menospreciados, por lo que su trabajo puede resentirse. Por no hablar de que al final tendrán que salir a tomar un refrigerio fuera del espacio de la boda, con lo que dejarán de trabajar ese tiempo para vosotros.


40.- No preparar una lista de temas para el DJ, tanto los que queréis que suenen, como los que no deseáis por nada del mundo que hagan acto de presencia en el baile. También es un error no indicar al DJ si debe aceptar peticiones musicales de los invitados o no.


41.- No tener en cuenta el volumen de la música. Esto es especialmente importante cuando se trata de bodas al aire libre y cerca de zonas residenciales. Podéis encontraros con un disgusto si de repente aparecen unos invitados inesperados: una pareja de policía municipal, que no quiere desearos precisamente la enhorabuena. 


42.- No contratar un seguro de bodas. Es un pequeño gasto que se agradece si las cosas van mal, como en el caso de lluvia, por ejemplo.


Los novios


43.- Perder la cabeza con las dietas o los tratamientos de belleza. Está bien que os queráis poner en forma y estar más guapos el día de la boda, pero eso no puede suponer un estrés añadido a la organización de la boda, ni poner en peligro vuestra salud. Si necesitáis perder unos kilos o estár más tonificados, planificad cómo hacerlo y, sobre todo, como mantenerlo en el tiempo. Ponerse a dieta estricta durante varios meses y tirarla por la borda al día siguiente de la boda, es una insensatez y una pérdida de tiempo.


44.- Elegir el vestido antes de haber escogido los espacios donde se celebrará la boda y el posterior banquete. Esto es tan importante, como tener en cuenta la fecha en la que tendrá lugar. El largo, los tejidos, el estilo, los complementos, los zapatos, todo ello deberá ir en consonancia con el marco en el que tendrá lugar la ceremonia y el banquete.


45.- No probaros algunos modelos que no tienen nada que ver con lo que tenéis en mente cuando comienzáis a buscar tu vestido de novia. Si os arriesgáis a probaros cosas diferentes os llevaréis más de una (agradable) sorpresa.


46.- Decir sí a un vestido, porque le gusta a vuestra madre, suegra o amiga de la infancia. Vuestro vestido de novia debe gustaros y debe haceros sentir cómodas. Si os quieren, no convertirán la elección de vuestro traje de novia en una lucha de poder y dejarán que elijáis vosotras.


Colocándole el tocado a la novia47.- Llevar un vestido, un peinado, un maquillaje o unos complementos que os hacen sentir incómodas. Si no os gusta el cabello recogido, no lo llevéis. Si aborrecéis las coronitas de flores, por mucho se que lleven, elegid otro tocado. Si no os gusta el velo, ni os lo planteéis. Si no aguantáis los tacones, decidle no a los stilettos de 12 cm. Ahora tenéis tantas opciones entre las que elegir, que podéis ser vosotras mismas, y al mismo tiempo sentiros muy novias.


48.- Pasarse con la laca. Me puedo imaginar lo que tienen que sufrir muchas novias cuando lleguen a la habitación el hotel de madrugada para lograr introducir las púas de un peine en algunos peinados que tienen más consistencia que una construcción del románico. Un peinado bien planificado, apropiado para el cabello de la novia y bien ejecutado no necesita tanta fijación. Se nota mucho, envejece la imagen, deja el pelo opaco, no huele bien y da un aspecto de lo más artificial. Si tenéis miedo del encrespamiento, lo mejor es elegir un peinado que lo evite, no empapar el pelo de laca.


49.- Excederse con el autobronceador o lo rayos UVA. Una piel con un tono demasiado oscuro, si normalmente tenéis la piel blanca es un error, porque os hará parecer más mayores y con un aspecto más artificial. Y si el color bronce lo habéis conseguido por una exposición prolongada y exhaustiva al sol, lo que conseguiréis es una piel opaca, envejecida y poco saludable, especialmente si ha sido sin protección solar.


Ramo de novia50.- Elegir un ramo de novia sin tener presente vuestro físico, el vestido, el estilo de la boda, la época del año, el lugar... el ramo no es un complemento independiente, es parte del todo que es el outfit nupcial


51.- No reservar tiempo suficiente el día de la boda para el maquillaje, el peinado y el momento del ponerse el traje, tanto en el caso del novio como de la novia. Es importante que esos momentos sirvan para relajarse y disfrutar, no que sean una fuente de estrés innecesario.


52.- Para ellos, ponerse la corbata demasiado pronto el día de la boda. Ya la llevaréis muchas horas después. La camisa, la corbata, los zapatos y la chaqueta, para el último momento. Estaréis más cómodos y tendréis menos calor, por no hablar de que así no arrugaréis las prendas antes de tiempo. 


53.- No comer ese día es un gran error. Con los nervios y el ajetreo de la boda, es fácil que perdáis el apetito y no probéis bocado. Cuidado con ello, porque ese día necesitaréis energía. Y, otra parte, si bebéis algo de alcohol os sentará muy muy mal.


54.- No hidrataros lo suficiente. Beber agua es tan importante o más que comer, porque si estáis deshidratados os sentiréis cansados, desorientados y podéis tener problemas graves. Esto es más importante aún en el caso de las novias, puesto que el vestido de novia suele dar mucho calor, incluso en invierno.


Los invitados


55.- Pretender agradar a todo el mundo el día de la boda. Eso es materialmente imposible. Lo ideal es buscar que los invitados se sientan bien atendidos y a gusto en general, porque no podréis evitar que a alguno no le guste el vestido de la novia, la decoración, el menú o la música del baile.  


56.- No tener en cuenta a vuestros invitados. Aunque la boda debe ser la que vosotros queráis, también debeís tener en cuenta que si los únicos asistentes no vais a ser vosotros y los testigos, los invitados se tienen que tener en cuenta. Al fin y al cabo van a compartir ese momento con vosotros, van desplazarse para estar allí, van a dejar de hacer otras cosas para acompañaros... Es importante que se sientan atendidos y cómodos.


Invitados boda57.- Dejar que haya mucho tiempo entre la ceremonia y la recepción. Si tus invitados deben esperar varias horas desde que termina la boda hasta que se sirva el cóctel, lo más probable es que acaban aburridos. Además, ese tiempo de espera se sumará al que durará todo el evento, lo que puede hacerse eterno para ellos. Imagina estar invitada a una boda, que la ceremonia termine a las 17:00 h. y el cóctel no comience a servirse hasta las 20:00 h. Esas 3 horas puede convertirse en algo muy incómodo para vuestros invitados. La única solución, tener preparado algún plan de entretenimiento para los asistentes, aunque eso os suponga trabajo y dinero. 


58.- No dedicarles unos momentos a cada uno de los invitados. Es importante que les saludéis y les deis las gracias por acompañaros en ese día. Es lo menos que podéis hacer para que se sientan atendidos.


59.- Entregar regalos de recuerdo que no tengan utilidad, sean de mal gusto o de ínfima calidad. Es mejor no regalar nada, que entregar algo que terminará en la basura al día siguiente o que incluso terminará abandonado sobre las mesas de la boda al finalizar la recepción.


60.- Pasarse con los regalos a otros asistentes: a los padres, a los hermanos, a los cuñados, a los abuelos, a los niños pequeños, a las embarazadas, a los próximos que vayan a casarse... porque no tiene razón de ser (ese día es vuestro día), se hace largo y tedioso para el resto de los invitados y sale carísmo. Si queréis tener un detalle con personas especiales, haced una comida o una merienda con ellos y entregádselos en la intimidad; no necesitáis público para ello.


61.- No permitir a los invitados tomar fotos durante la boda o compartirlas en redes sociales. Si a los invitados se les imponen demasiadas reglas, no se sentirán cómodos ni bienvenidos. Una cosa es marcar los requisitos de vestuario y otra muy distinta no dejarles hacer fotografías ni compartirlas. Por no hablar de que es como poner puertas al campo, porque harán fotos y las subirán a todas las redes sociales imaginables.


62.- No enviar una nota de agradecimiento a los invitados por ru regalo.  


¿Se os ocurre algún error más que añadir a esta lista? Adelante, contadmelo y lo añado ahora mismo...




Post relacionados: 

62 Errores Comunes que Se Comenten en las Bodas (I)
Cómo Cancelar los Contratos con los Proveedores
Cosas que Debéis Preguntarle al Fotógrafo 
7 Tips para el Bronceado Perfecto para la Novia
El Mejor Regalo para Tus Invitados

 
La primera vez que apareció el artículo 62 Errores Comunes que se Cometen en las Boda (II) fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
62 errores comunes que se cometen en las bodas (II) by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.