26 febrero, 2014

Protocolo al Dar la Enhorabuena a los Novios

apreton de manosCuando una pareja se casa siempre es un motivo de alegría y, como latinos que somos, estamos deseando expresar nuestra más efusiva enhorabuena al nuevo matrimonio. Y esto que puede parecer algo muy positivo, se puede convertir en un verdadero infierno para los novios... y para el sacerdote (o el concejal), el fotógrafo, la wedding planner y demás personas involucradas en la organización y celebración de la boda.


Para felicitarles con acierto, aquí te dejo 10 pautas de protocolo y sentido común que espero te sean útiles:


1.- Los protagonistas de la boda son los novios y, ante todo, hay que acompañarles, no agobiarles. Hay quien piensa que es el perejil de todas las salsas y que, si no saluda el primero y de la forma más efusiva (e inconveniente) a los novios, es como si no hubiese boda. Puedo asegurar sin miedo a equivocarme, que ninguna pareja de novios que conozca tiene en cuenta que algún amigo o familiar se abstenga de abalanzarse sobre ellos para besuquearles según les dan la bendición... más bien al contrario. Prudencia ante todo.


2.- Y, hablando de prudencia, hay que ser conscientes del lugar que se ocupa en la boda. Lo lógico es que la enhorabuena se la den primero los amigos y familiares más allegados; luego, los demás. Por ello, aproxímate a felicitar a los novios antes o después, según el grado de cercanía que tengas con ellos. ¿No te has fijado en esas vecinas cotillas, de las de toda la vida (y a las que nadie ha soportado nunca) que son capaces de pegar un codazo a la bisabuela centenaria del novio para llegar ellas antes a dar la enhorabuena? ¡Ah, veo desde aquí que te están riendo! Así que sabes de lo que te hablo...


novios saliendo de la iglesia
Imprescindible: dejar que salga el cortejo sin interrupciones
3.- También es conveniente ser paciente. Hay que respetar los tiempos y obligaciones de los novios durante la boda. Si es necesario esperar para darles la enhorabuena, hay que hacerlo con cariño y buen ánimo; al fin y al cabo por eso estás ahí.


4.- Algo a evitar es saludar a los novios mientras salen por el pasillo nupcial (o incluso antes de abandonar el altar o la mesa de ceremonias), salvo que se trate de los padres, de los hijos o de los hermanos. No sólo desluce la salida del cortejo nupcial y las fotos, además agobia a los novios. Por no hablar de que ralentiza la salida de los invitados, algo a evitar por todos los medios si se celebran más bodas después.


pareja cortando la tarta nupcial5.- El momento ideal para saludar a la pareja es durante el cóctel. De hecho, los novios deberían aprovechar esa parte de la recepción para dar las gracias por la asistencia a los invitados y recibir sus parabienes; mucho mejor aún que tras el corte de la tarta. Aunque habitualmente los novios aprovechan el momento postres o café para ir departiendo con los asistentes y preguntándoles si todo ha sido de su agrado, recomiendo que esa labor se la cedan a padrinos, padres y personas más cercanas; dejando el momento cóctel para ellos, porque estarán más frescos y los invitados lo agradecerán más. El momento post baile también es perfecto para saludar al nuevo matrimonio.


6.- No es conveniente interrumpir a los novios mientras están comiendo, es una falta de tacto inexcusable. A nadie le gusta que le vengan con saludos y enhorabuenas cuando está terminando su plato, menos aún si se trata de los novios, que probablemente no hayan probado bocado en todo el día con los nervios. Por no hablar del engorro de tener que levantarse para saludar, especialmente en el caso de la novia.


7.- Tampoco es apropiada dar la enhorabuena a la pareja justo antes del baile nupcial, porque bastante nerviosos estarán ya ellos con el vals y/o el baile sorpresa posterior. No pasa nada por esperar a después de sus evoluciones danzarinas, cuando ya estén más relajados. 


8.- Los saludos y enhorabuenas deberían ser breves, porque los novios tienen que atender a muchas personas ese día y no es conveniente acapararles. Una frase emotiva y sincera, acompañada de una sonrisa y un abrazo, son más que suficientes para que la pareja se sienta agradecida.


novios felices
Los novios deben dedicarse a ser felices...
9.- También debe primar el respeto, evitando chistes poco afortunados, críticas a cualquier aspecto de la boda o comentarios desafortunados. Si los novios te preguntan si todo ha estado bien, lo correcto es decirles que sí y, si ha habido algún problema, comunicárselo a algún familiar o a la Wedding Planner. Pongo un ejemplo, imagínate que el camarero te derrama la salsa sobre tu chaqueta y se desentiende del asunto: no se lo cuentes a los novios, aunque te pregunten por cómo ha ido todo cuando se acerquen a tu mesa. Ese día ellos no tienen por qué preocuparse de esos asuntos. Díselo al familiar o amigo que se esté haciendo cargo de que todo marche bien o, en su defecto, al organizador de la boda para que puedan tomar las medidas oportunas.


10.- Y, por supuesto, cuando se da la enhorabuena por la boda, es a los dos miembros de la pareja. Hay personas que si son de la novia, ni siquiera saludan al novio; bien porque él no les agrada (mal, muy mal), bien porque no se pusieron en la fila cuando estaban repartiendo buenos modales (peor).


¡Ah, aprovecho para enviaros un saludo a todos los lectores, fieles o de paso! Un saludo sin protocolo, pero con mucho cariño. ¡Gracias por estar ahí!



Post relacionados:

Protocolo para Invitados: Normás Básicas de Conducta
Protocolo a la Entrada y Salida de la Iglesia o el Juzgado
Protocolo: ¿Sí o No?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.