16 agosto, 2017

27 Consejos para Utilizar Instagram en la Boda


Instagram es la aplicación estrella a la hora de compartir imágenes. Y las bodas, como no podía ser menos, no son inmunes a sus encantos. No hay más que ver la cantidad de celebrities, bloggers e influencers que comparten sus bodas utilizando Instagram.


Si vosotros no queréis ser menos, en este post quiero daros algunos consejos para sacarle todo el partido a esta red social en vuestra boda. 


27 consejos para utilizar Instagram en la boda


1.- Es una manera de personalizar la boda, puesto que la participación de muchos de los invitados con sus fotos y las interacciones con vosotros y con el resto de asistentes la hará única e irrepetible.


2.- Os permite recopilar muchas fotos de tu boda de una forma espontánea (o no), rápida, económica y sencilla. Pero, ojo, este tipo de fotos no sustituye en ningún caso al trabajo de un fotógrafo profesional, sino que lo complementan.


3.- Este tipo de fotos os darán una perspectiva diferente de la boda, de tal forma que no os perderéis nada importante de lo que suceda. Es como si tuvieseis decenas de ojos extra trabajando para vosotros todo el tiempo.


4.- Podéis compartir las fotos de los que está ocurriendo, desde los preparativos hasta el viaje de novios, con las personas que no están presentes.


5.- Es una forma perfecta de animar a los invitados a que participen y se diviertan en la boda.


6.- Es importante que creéis un hastag específico para la boda. Debe ser legible, claro y coherente con el tipo de evento del que se trata y con vosotros mismos.


Pizarra con hastag de boda


7.- También es importante que el hastag sea atractivo y divertido para que anime a participar a los asistentes.


8.- Evitad los hastags obvios o los que se hayan utilizado en otras bodas, para evitar confusiones.


9.- Una buena idea es usar mayúsculas para el comienzo de cada una de las palabras principales del hastag.


10.- Si queréis utilizar Instagram de forma activa en vuestra boda, es casi imprescindible tener también una web nupcial en la que, además de informar de lo habitual (fecha, lugar de celebración de ceremonia y recepción o plano), también incluyáis el hastag de la boda y las fotos que vayáis haciendo vosotros dos desde el anuncio de la boda y las que hagan los invitados. 


11.- Os recomiendo que integréis el hastag que hayáis elegido en la web de la boda, en la papelería de la boda (save the date, invitaciones, menús...) y en carteles colocados estratégicamente en la zona de cóctel, recepción y ceremonia.


Cartel con hastag de la boda


12.- Una forma de darle publicidad al hastag durante la boda es que el DJ lo anuncie de vez en cuando durante el baile y anime a todos a participar. 


13.- También es conveniente compartir el hastag en otras redes sociales para que amigos y familiares lo conozcan. Es muy importante conseguir que todas las fotos se suban con el mismo hastag para que podáis recopilarlas todas fácilmente.


14.- Hablando de amigos y familiares: para los que no tengan aún muy claro en qué consiste Instagram (sí, aunque no os lo creáis sigue habiendo personas que no saben de qué va), podéis comentarlo brevemente en la web, en las redes sociales o incluso en persona.


15.- Informad también de los nombres de usuario de los dos, para que los que todavía no os tengan entre sus contactos os sigan. Si no tenéis uno o queréis tener separado el perfil personal del de la boda, cread uno específico para este fin.


16.- Animad a los invitados de cualquier forma que se os ocurra a que suban las fotos. No suele ser necesario esforzarse mucho, pero siempre es recomendable darles empujoncito a los más remolones.


17.- Otra forma de animar a los invitados a participar es proyectar las fotos que se vayan subiendo a lo largo del cóctel, la recepción o la barra libre. Incluso podéis colocar una impresora para que los asistentes puedan imprimir su foto para quedársela, colocarla en un mural o en el libro de firmas. En ¿Quién dijo boda? te podemos proporcionar este servicio.


18.- Las fotos para instagramear la boda no deben limitarse únicamente a ese día. Las pruebas del vestido, del maquillaje, del menú, la despedida o la celebración con los compañeros de trabajo también son material que merece la pena subir a Instagram.


19.- Algunos lugares y momentos perfectos para hacer fotos que subir a Instagram son: la salida de los novios después de la ceremonia, la entrada de los novios a la recepción, la comida, el photocall, el photo booth, el baile, las diferentes coreografías, etc.
 

Un momento a instagramear: el baile de los novios


20.- Podéis darle a los invitados una lista de fotos a instagramear, así tendréis, demás de las fotos más espontáneas, las de cosas o momentos que más os apetezca. El lanzamiento del ramo, vuestros besos más épicos, el primer baile...


21.- También podéis hacer un concurso para elegir las fotos "más". Las más divertidas, las más bonitas, las más emotivas, las menos artísticas, etc.


22.- Si no queréis que se hagan fotos amateurs durante la ceremonia, lo mejor es avisarlo antes para evitar disgustos. Es casi imposible evitarlo, así que puede que, en lugar de pedir que no se haga ninguna, podéis sugerir que los invitados se dediquen a disfrutar del momento en lugar de hacer fotos. Ya tendrán tiempo durante la recepción y el baile.


23.- Insistid en que las fotos estén hechas con buen gusto y que se respete la privacidad de los otros asistentes.


24.- Los invitados no deben abusar de vosotros a la hora de tomar fotos, pero sí que debéis tomaros al menos una con los que lo deseen.


25.- Recomendad que las fotos, si es posible, estén tomadas sin flash, puesto que quedan mejor a la hora de subirlas. Esto no es posible en las instantáneas nocturnas o en interior, claro.


26.- Guardad las fotos de Instagram en alguna herramienta de almacenamiento, así os garantizaréis tenerlas todas juntas. Importante: que la aplicación de almacenaje sea segura.


27.- No os olvidéis de interactuar después con los invitados dando likes y compartiendo sus publicaciones.


Y, ahora, ¿invitáis a Instagram a la boda? 


Por cierto...


Instagram QdB





Post relacionados:

Bodas y Redes Sociales: ¿Amigas o Enemigas?
Momentos que No Puedes Dejar de Fotografiar (I)
Momentos que No Puedes Dejar de Fotografiar (II)


La primera vez que apareció el post 27 Consejos para Utilizar Instagram en la Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
27 consejos para utilizar Instagram en la boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

09 agosto, 2017

Caligrafía, Lettering y Tipografía para Tu Boda

Las palabras y las frases en las bodas han pasado de estar presentes únicamente en las invitaciones, los programas y los menús a convertirse en parte casi imprescindible de la decoración. Han pasado de ser meramente utilitarias a ser casi una forma de expresión artística.


Y es que hay que reconocer que dan mucho juego: informan, transmiten sentimientos, decoran... Aunque hay que saber cómo, cuándo y cuánto utilizarlas para acertar.


En este post quiero darte las claves para que sepas diferenciar los distintos tipos de letras que puedes utilizar, qué escribir y cómo emplearlas del mejor modo posible.


Diferencias entre caligrafía, lettering y tipografía


Habrás oído hablar estos términos y puede que pienses que significan lo mismo, puesto que en muchas ocasiones se utilizan de forma incorrecta y se da lugar a confusiones.


Para aclarar conceptos... 


Caligrafía, lettering  tipografía para tu boda


Caligrafía


Es el arte que consiste en escribir siguiendo unos patrones y estilos, generalmente históricos, de forma correcta y bella. Se emplean para ello herramientas específicas como las plumas. los pinceles, la tinta china, la acuarela...


Los patrones en los que se suele basar la caligrafía proceden de distintas épocas: romanos, griegos, góticos, copperplate...


Al ser hechas a mano, cada carácter que se escribe es único, lo que le aporta autenticidad.


Cartel "love"


Lettering


Es una forma de presentar las letras y palabras dibujadas en lugar de escritas. En este caso se les da forma a los caracteres, se les entrelaza y se les deforma para conseguir un determinado efecto.


Le ocurre lo mismo que a la caligrafía, al hacerse a mano, cada letra, cada palabra y cada frase son únicas.


Tipografía

Es el conjunto de letras, números y otros caracteres que comparten un mismo estilo prefabricado para utilizarlo en un ordenador.


Por así decirlo, es la forma menos artística de emplear letras y números, puesto que no se hacen a mano.


Qué escribir


Si quieres utilizar las palabras o frases en tu boda, puedes recurrir a:


  • Textos. Puedes utilizar todo tipo de palabras, frases y textos que transmitan sentimientos y pensamientos, tanto del uno hacia el otro, hacia los invitados, en general...
 

Cartel de "Hola"


  • Números. Para identificar horarios, las mesas de la boda, horarios de las distintas partes de la ceremonia, etc.


  • Información sobre la boda. Para señalizar los distintos espacios de la boda, dónde se puede aparcar, las mesas asignadas a cada invitado...


  • Frases célebres. Son perfectas para expresar con las palabras de otro lo que sentís o pensáis. Las hay preciosas y llenas de significado.


  • Poemas. La poesía es probablemente la forma de expresión literaria más sutil y cercana al corazón, así que es ideal para utilizarla en la boda. 


  • Cartas de amor. Las vuestras, las de vuestros padres o abuelos, las de personajes famosos o de ficción... ¿puede haber algo más romántico que incorporar a una boda? Si son vuestras propias cartas, es importante que ambos os sintáis seguros y que estéis de acuerdo en exponer algo tan íntimo.  

  • Frases y textos escritos por vosotros mismos.  Si sois creativos, no estaría nada mal que las frases o textos que aparezcan en vuestra boda sean creados por vosotros. 


Cartel "gracias por venir"


  • Vuestros votos. Una opción de lo más emotivo es utilizar vuestros propios votos para emplearlos de algún modo en la deco o la papelería de la boda.


Dónde utilizarlas


Algunos de los lugares en los que puedes emplear palabras y frases son:


  • En los save the date y las invitaciones. Además de la información básica, puedes incluir palabras o frases con significado para vosotros. 


  • En los programas de la boda. Por supuesto deben informar, pero también pueden aderezarse con pensamientos o textos que les aporten personalidad y emoción.


  • En los conos para los pétalos o el arroz. Puedes estampar las palabras o frases en el papel en el que estén confeccionados o añadir una tarjeta o adhesivo con ellas. 

  • En la zona de la ceremonia. En la cortina o panel trasero que sirva como escenario a la ceremonia, en la alfombra nupcial, en carteles situados en la entrada o en el pasillo nupcial... las posibilidades son infinitas. 


  • En el espacio del cóctel. En carteles, marcos, ventanas antiguas decoradas con frases o palabras sueltas...


  • En la zona de la recepción. En los mismos lugares que se pueden poner en el cóctel, además de escritas en las lámparas, proyectadas en las paredes, par identificar las mesas, etc.  


Cartel identificador de mesa


  • En las tarjetas de puesto de mesa. Además del nombre, puedes incluir algún texto importante para vosotros o que transmita un mensaje a cada invitado.  


  • En los manteles y las servilletas. Puedes personalizarlos con caligrafía o lettering para darles un toque de lo más especial. Es importante que las tintas empleadas sean aptas para textiles que se vayan a utilizar fines alimentarios. 


  • En la propia tarta nupcial. Mensajes, vuestros nombres, la fecha de la boda, vuestros lugares favoritos para viajar... Escritos en el fondant o en elementos externos como toppers o banderitas.


Tarta de boda


  • En el espacio del baile. Proyectados en una pantalla, escritos en la pista de baile, en carteles, banderolas, posters, etc.


  • En la zona de candy bar o cigar bar. Para señalizarlos, por supuesto, y también para transmitir alguna instrucción o mensaje.


Cartel para candy bar


  • En el papel en el que envuelvas los regalos para los invitados. Puedes imprimir el papel con el que vayas a presentar los detalles con alguna palabra o texto personalizado, bien DiY en tu propia impresora o encargándolo a una imprenta. 


  • En las tarjetas que acompañan a los detalles para los invitados o las tarjetas de agradecimiento. Pueden ser iguales para todos los asistentes o personalizadas para cada uno de ellos. 


  • En los zapatos de la novia y del novio. En las suelas de los zapatos o como parte del diseño del propio calzado. 


  • En las alianzas. Es muy importante elegir bien las palabras, puesto que os acompañarán para siempre y deben servir para recordaros qué es lo que os une.


Consejos para acertar



  • No pongas frases y palabras simplemente por ponerlas, deben tener una finalidad. No hay nada que cree una sensación más impersonal e incongruente que emplear textos sin sentido en una boda, es el equivalente a amontonar muebles en una casa sin ton ni son, creyéndose que eso es decorar. Procura que siempre tengan un fin: informar, emocionar, divertir...


  • No te excedas a la hora de utilizarlas. Las palabras deben utilizarse con mesura, porque les ocurre lo mismo que a cualquier elemento decorativo: lo poco gusta y lo mucho cansa. Pocas y bien escogidas. 


  • Evita la mezcla de demasiados estilos. Utiliza uno o dos estilos a lo sumo, si utilizas muchos al mismo tiempo crearás una sensación de confusión y agobio en la persona que lo lea. 


  • Procura que el tipo de letra utilizado encaje con el estilo de la boda. La coherencia es fundamental en una boda, así que debe encajar perfectamente con todo: el estilo, el lugar, la época del año, la hora...


Cartel y letras boda en la playa


  • Deben ser bonitas, por supuesto, pero también legibles. Aunque el diseño sea el más bonito del mundo, si las letras no se leen, no sirven para nada, porque deben poderse interpretar, no sólo admirar. 


  • Las letras y frases deben estar bien ejecutadas. Especialmente cuando se trata de caligrafía y lettering. Aunque pueda parecer que al estar hechas a mano, escritas o dibujadas, se pueden permitir las imperfecciones, precisamente por ello se debe buscar un acabado impecable. Si no, acabarán pareciendo la obra de un niño de primaria. Si vas a hacerlas tú misma, cerciórate de que sabes hacerlo, en caso contrario busca a un profesional que te ayude con ello.


¿Qué palabras o frases serán importantes en tu boda?





Post relacionados:

12 Errores de Decoración que No Debes Cometer en la Boda
24 Consejos para Decorar Tu Boda 


La primera vez que apareció el post Caligrafía, Lettering y Tipografía para Tu Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Caligrafía, lettering y tipografía para tu boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

02 agosto, 2017

Errores de Vestuario para Invitadas a Evitar

¿Te han invitado a una boda? Si la respuesta es sí, probablemente te enfrentes a la gran pregunta: ¿y qué me pongo?

 
Como no solemos asistir a muchas bodas (salvo que seas wedding planner, claro) al cabo del año, la formación en protocolo y etiqueta no es demasiado habitual y cierta información que aparece en Internet (o la que nos brindan las amigas) no siempre es todo lo fiable que debería; la elección del vestuario perfecto para una invitada es una tarea complicada.

 
Se siguen viendo invitadas con vestidos largos y con cola en ceremonias que tienen lugar al mediodía, pamelas del tamaño de una rueda de tractor o con vestidos vaporosos de color marfil (en la última que organicé, sin ir más lejos) o medias negras tupidas con vestidos claros de verano. Lo que, como bien sabes, no es lo más acertado.

 
Por eso en este post quiero recordarte los errores más habituales que cometen las invitadas a una boda a la hora de vestirse


Errores de vestuario para invitadas a evitar

 
Lo que no deberías hacer

 
En cuanto al vestido


Llevar un vestido largo. En las bodas de mañana, no debería llevar nadie vestido largo nadie más que la novia y la madrina, y ésta última solo el caso de que el novio lleve chaqué. En las bodas de día incluso las hermanas y mejores amigas de la novia tendrían que ir de corto. En las de tarde-noche, aunque está muy extendida la costumbre de ponerse vestido largo, hasta con cola, lo cierto es que únicamente deberán lucirlo las mujeres más allegadas a la novia o aquellas a las que ésta se lo pida expresamente. Ante la duda, ponte un vestido corto y acertarás.


Invitada vestida de largo

 
Hablando de vestidos cortos, uno de los grandes errores que puedes cometer es llevar una microfalda a una boda. No es apropiado, incluso aunque sea trate de una boda civil. Y esto no tiene nada que ver con la mojigatería, sino con el hecho de que es una ceremonia que requiere un cierto respeto. Además, hay que tener presente que no es de buen gusto llamar la atención en exceso, puesto que los protagonistas son los novios, no tus piernas, por muy largas y bonitas que sean.

 
Los escotazos. Los escotes muy profundos no son apropiados para las bodas, es mejor lucirlos, pero que sean discretos. Si quieres un toque sensual,  es mejor que optes por los que te hacen lucir la espalda. 

 
Llevar un vestido de cóctel para una boda de día. Un vestidito de cóctel es corto, pero tiene un punto más elegante y festivo, por lo que no debería lucirse nunca durante el día. Déjalos para la noche y únicamente si no están demasiado recargados con adornos, brillos, plumas o pedrería. Si quieres acertar en bodas de mañana apuesta por un vestido sencillo y con un buen corte, por un traje de chaqueta, pantalones y una bonita camisa o un top o un mono; mejor si son de tonos claros.

 
Vestirse de blanco. Salvo que lo pida expresamente la novia, el blanco es un color prohibido, así como los marfiles, blancos tiza y el resto de los colores similarse que se asocian con la novia. Las únicas excepciones: los vestidos o monos blancos con estampados que no se puedan confundir con los nupciales (evitar florecitas pequeñas, topos, etc.) o las camisas o tops de este color combinados con prendas de tonos vivos. 


Vestido blanco
Prescinde del blanco, sobre todo si el corte de de estilo nupcial

 
Ir de negro. Ya sé que es un color que favorece, que estiliza, que es muy socorrido... pero no para las bodas, especialmente la de día. El negro es perfecto para fiesta, pero no para ceremonia... salvo que se trate de un funeral. Si no puedes prescindir de este color, combínalo con complementos muy coloridos para aportarle alegría a tu outfit


Invitadas vestidas de negro
¿De negro? Sólo si te lo pide la novia o con complementos muy coloridos
   

Llevar el mismo color que la novia. Cada vez hay más novias que prescinden del blanco, así que conviene averiguar el color que tendrá su vestido para no meter la pata. 

 
Pasarse con los estampados. Un vestido con un print elegante puede aportarle personalidad a tu look, pero si te pasas puedes arruinarlo totalmente. Prescinde de los estamapados animales y de los tropicales excesivos en cuanto a tamaño y colorido, por ejemplo.


Elegir tejidos que se arrugan con mirarlos. Imagina la cantidad de horas que vas a pasar con tu vestido: los desplazamientos, la ceremonia, el cóctel, la recepción, el baile, la recena... Y ahora imagina también que con cada minuto tu trajecito tenga una arruga más... un desastre. Procura elegir telas que aguanten perfectas hasta el final de la velada, o al menos que se arruguen con cierta dignidad.


El denim, la pana, el tweed y tejidos similares. Son demasiado informales, por lo que deberías evitarlos en una boda. Déjalos para ocasiones menos especiales. 

 
Las transparencias. Son muy difíciles de llevar, así que es mejor evitarlas en este tipo de eventos. Si te gustan mucho, puedes elegir modelos que lleven escote ilusión o que sean transparentes en zonas estratégicas de la espalda o la falda. 

 
Al hilo de lo anterior: evita las prendas que revelan tu ropa interior. Esto es válido para los tejidos y hechuras que permiten tanto que se vea como que se marque. Es una máxima de estilo para cualquier ocasión, mucho más si se trata de una boda, donde se busca la elegancia y el buen gusto.

 
Escoger vestidos muy ceñidos. Los trajes que te queden demasiado justos son un error por tres motivos: te harán parecer vulgar, se arrugarán un montón... y acabarás incómoda, porque el paso de las horas y el exceso de comida y bebida acabarán hinchándote.

 
Llevar los hombros al aire en la ceremonia religiosa. Por respeto es conveniente llevar los hombros tapados y el escote discreto, aunque tus creencias no coincidan con las de la religión por la que se casen los novios. Puedes lucir una prenda que te cubra durante la ceremonia y quitártela cuando termine. 


Invitada con vestido palabra de honor
Cúbrete los hombros durante la boda religiosa por respeto


Comprar tu vestido en una cadena low cost sin personalizarlo. Cada vez hay más marcas de bajo coste que sacan colecciones de vestidos de fiesta y ceremonia, algo que está muy bien, porque nos permite ir guapas por poco dinero... pero es la trampa perfecta para coincidir con otras invitadas que tienen tan buen gusto como nosotras y que han comprado el mismo vestidito. La mejor solución es darle un toque personal que lo diferencie: utilizar sabiamente los complementos, llevarlo a hacer algún arreglito a la modista...


Los complementos


Llevar guantes en verano. Son un complemento elegantísimo, es indiscutible, pero esa elegancia se va al traste cuando son inconcruentes con la época del año. Déjalos para las bodas de otoño, invierno o, incluso las de comienzos de la primavera, si ésta es fría.

 
Pasarse con las plataformas. Un par de zapatos con una pequeña plataforma puede pasar, pero una de 10 centímetros es un error. Para una fiesta nocturna pueden estar bien, pero para una ceremonia no.

 
Utilizar sandalias o zapatos joya. Este tipo de calzado es de fiesta, así que conviene dejar el glitter, la pedrería y los adornos imposibles para otras ocasiones. Elige calzado de buena calidad, preferentemente de piel, con un buen diseño y que sea cómodo; en los outlet y en las rebajas encontrarás modelos bonitos y atemporales que podrás utilizar en muchas ocasiones si tu presupuesto no te permite arrasar en las tiendas de las firmas icónicas.

 
Llevar tacones si no sabes andar con ellos o son muy incómodos. Una mujer con un vestido elegante, un bonito peinado y un maquillaje cuidado, pero que anda como un pato mareado porque no es capaz de dar un paso sin torcer los tacones o tambalearse peligrosamente, es la antítesis del estilo. Compra zapatos con un tacón que sea manejable para ti y, si son nuevos, dómalos unos días antes para que no te hagan daño.

 
Las medias tupidas. Ni en invierno, ni en verano, las medias tupidas no son para las bodas, porque son poco formales.

 
Las sandalias con medias. Son una combinación muy poco afortunada, incluso las que llevan los dedos al aire, porque se nota el corte entre la media y la zona desnuda. Si llevas sandalias, deja tus piernas al aire. Si quieres darles un toque luminoso y bronceado, recurre a alguno de los aceites sublimadores, al maquillaje o a los autobronceadores. 

 
Acompañar tu look con un bolso de gran tamaño. Si la boda es de mañana, puedes llevar una cartera de mano. Si es de tarde-noche, apuesta por un bolso de fiesta pequeño, mejor si no es de piel y no es de tipo joya, puesto que es demasiado festivo.


Clutch

 
Llevar mantones, pashminas y toreritas. Son complementos algo viejunos. Si la boda se celebra en invierno, puedes llevar manga larga, una estola o una capa. Si va a tener lugar en una época cálida, pero prevés que hará frío por el aire acondicionado o que refrescará por la noche, lleva una prenda que te pueda abrigar, pero en el coche y sácala sólo si hace falta.

 
Ponerte pamelas en bodas de tarde-noche. Es un tipo de tocado que sólo se lleva en las bodas de mañana y preferentemente en el exterior. Tampoco deben ser tan grandes que puedan molestar a los invitados. Recuerda que no deberías quitarte el tocado en ningún momento, incluida la comida y el baile, si lo hay. Se sale de casa con el tocado puesto y se vuelve con él.

 
Llevar coronas de flores por la noche. Las coronas son apropiadas para las bodas de mañana y de exterior. Su estilo bucólico y no demasiado formal, no encaja en la tarde o la noche, que requiere tocados algo más serios.

 
Las tiaras. La única que debería llevar tiara es la novia. Es un complemento tan distintivo de las novias como el traje blanco, el velo o el ramo de novia. Si quieres llevar algo parecido, opta por una diadema o un tocado menos nupcial.


Tiara con gafas de sol
¿Tiara, gafas de sol y brilli-brilli al tiempo? No, gracias

 
No quitarte las gafas de sol. Aunque el protocolo dice que no se deberían llevar en bodas y eventos de día, lo cierto es que es complicado decirles no si hace un sol de justicia. Si te las vas a poner sí o sí, recuerda que debes quitártelas cuando hables con alguien, porque debes mirarle a los ojos. Tampoco deberías llevarlas con pamela (te protege del sol) o cuando te vayan a hacer fotos.

 
Lucir reloj. Para los eventos y las ceremonias es conveniente prescindir del reloj, porque lo que se busca es un aspecto más pulido y, por así decirlo, menos funcional. La mayoría nos arreglamos en estos casos con el móvil para consultar la hora, pero si no puedes prescindir del reloj, procura evitar los de gran tamaño y de tipo deportivo.


Reloj de pulsera de gran tamaño: no para una boda
Reloj de pulsera de gran tamaño: no para una boda

 
Joyas por kilos. Si te excedes con la joyería y la bisutería parecerás vulgar, además de más mayor de lo que eres. Céntrate en una pieza llamativa y procura que el resto sea discreto. 

 
Más...


Llevar muchas cosas en la mano. Si estás invitada a una boda, procura no llevar multitud de cosas en las manos: el bolso, el móvil, el abanico, el chal, la botella de agua... te será muy incómodo a la hora de moverte y de saludar. Y queda faltal en las fotos. Deja en el coche o en el guardarropa lo que no necesites, o todavía mejor, simplifica.

 
Un maquillaje excesivo. El maquillaje y el peinado deben ser favorecedores y discretos, puesto que no deben competir ni con tu belleza ni con tu vestido. 

 
Consejos básicos para acertar

 
Y ya que te he hablado de lo que no hacer, también quiero darte unos consejos sencillos y básicos para acertar con tu look de invitada:


  • Lo primero que debe tener presente una invitada es que una boda no es una fiesta, es una ceremonia, por lo que el vestuario, los complementos y el maquillaje deben ser elegantes, pero con un punto de contención y seriedad. Las lentejuelas, los tejidos con brillo, las sandalias joya o los maquillajes elaborados son para lucirlos en una fiesta que pida lujo y algo de fantasía, como una cena de gala, un estreno importante, una entrega de premios o, sin ir más lejos, la fiesta de Nochevieja. 

  • También es importante respetar el dress code que proponen los novios. Independientemente de lo que sea más o menos apropiado en términos generales para una boda, hay que tener en cuenta los deseos de la pareja. Te pongo un ejemplo: puede que el color blanco sea uno de los prohibidos para las invitadas, pero si los novios quieren una boda en la que todos los asistentes acudan vestidos de ese color, no hay nada más que discutir, todos de blanco.
 

Damas de honor
 

  • Debes tener en cuenta la hora de comienzo de la ceremonia, que es la que marcará el protocolo del vestuario. Un error muy común es considerar que, si la boda consta de cena y baile hasta la madrugada, hay que vestirse de noche, aunque la ceremonia comience a primera hora de la tarde. 

  • Por supuesto, es importante que, además de seguir unas normas de etiqueta en cuanto a tu vestuario, elijas prendas y complementos que te sienten bien y te sean cómodos. Y que sean asequibles para tu presupuesto, aunque con la oferta de muchas firmas low cost, y la temporada de rebajas cada vez es más fácil ir perfecta a una boda sin tener que dejar la cuenta corriente temblando. 


  • Y, ante la duda, opta por el menos es más, así no te equivocarás a la hora de vestirte, peinarte y maquillaje. Un estilo minimalista bien llevado no tiene por qué ser soso y aburrido.

 
Estoy segura de que no necesitas estos consejos para ser una invitada de "10", pero puede que te sean útiles cuando alguna amiga te pregunte...





Post relacionados:

¿Invitada a Varias Bodas? Consejos para No Arruinarte
10 Consejos para Llevar Pamela 


La primera vez que apareció el post Errores de Vestuario para Invitadas a Evitar fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Errores de Vestuario de Invitada a Evitar by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

26 julio, 2017

Consejos para Conseguir la Mesa de Boda Perfecta

Si estás organizando tu boda, una de las tareas con las que te encontrarás es la de elegir los elementos que compondrán las mesas de la recepción: mantelería, centros de flores... 


Aunque muchos proveedores obligan a las parejas a aceptar un único montaje de mesas, dos o tres a lo sumo, lo que limita las posibilidades para personalizar el salón, a no ser que alquilen ellos mismos cada elemento que quieran cambiar o que paguen un extra para que el proveedor se encargue del alquiler o permita que se lleven de fuera. Generalmente la oferta en cuanto al montaje de muchos de los proveedores es correcta, pero demasiado neutra (mira que soy políticamente correcta), puesto que debe servir para todo tipo de eventos y de clientes. 


Si quieres personalizar totalmente el montaje de las mesas de la recepción, o al menos quieres saber qué cambiar o alquilar, a continuación te doy todas las claves para conseguir la mesa de boda perfecta


Consejos para conseguir la mesa de boda perfecta

Mesas


Lo primero que se debe elegir a la hora de conseguir la mesa perfecta para la boda es precisamente acertar con la propia mesa, con el mueble es cuestión


Para escoger el tipo de mesa más adecuado tendrás que tener en cuenta el número de invitados, el estilo del lugar donde se celebrará la recepción, etc.


Puedes elegir entre:


Rectangulares: ahora mismo son las preferidas de las novias millennial. Las más utilizadas en las bodas boho, rústicas e industriales. Permiten decoraciones muy lucidas, son divertidas y permiten aprovechar mucho más el espacio.Ya en 2015 te las recomendábamos en nuestro blog


Mesa rectangular decorada


En muchos espacios te dirán que no son recomendables, no porque sean inadecuadas, sino porque están desactualizados y no las tienen disponibles entre su mobiliario. En caso de que en el lugar elegido no te las puedan proporcionar, puedes optar por alquilarlas. 


Si no tienes muchos invitados, es la mejor opción, porque si pones unas pocas mesas redondas salpicadas por el salón, lo que conseguirás es que parezca desangelado y los invitados se sentirán un poco aislados.


Ovaladas: a caballo entre las rectangulares y las redondas. No son muy habituales y sólo te las recomiendo para utilizarlas como mesa presidencial o si quieres intercalarlas con otros tipos de mesas, para darle un aire más bohemio y rompedor.


Redondas: hasta hace poco tiempo, las mesas más populares eran las redondas, porque se decía que se fomentaba más la conversación entre los invitados, aunque realmente no es así. 


Este tipo de mesas desaprovechan mucho el espacio, por lo que su uso suele provocar que si hay muchos asistentes y el lugar no es muy grande, se termine apiñando mesas e invitados para que quepan en el espacio. 


Cuadradas: son las mesas menos habituales, porque el espacio se desperdicia al máximo y el número de invitados que se pueden acomodar es mínimo. Además, un salón montado con este tipo de mesas termina pareciendo un comedor de restaurante.


Se pueden utilizar para combinar con otros tipos de mesas, aunque incluso en ese caso no son la mejor opción.


En cualquier caso, las mesas deben ser resistentes y deben estar perfectamente asentadas sobre el suelo.


Sillas


Las sillas para la boda deben ser, además de estéticas, muy cómodas. Hay modelos de sillas preciosos, que lucen muchísimo cuando los invitados entran por primera vez a la zona de la recepción... pero que acaban siendo una tortura a los 5 minutos de estar sentados en ellas. 


Lo ideal es que sean ambas cosas, pero si tienes que elegir entre bonitas o cómodas, te recomiendo al segunda opción. Una silla un poco más vulgar se puede animar con la decoración, pero una silla incómoda no se arregla con nada. 


Hablando de decoración. Las sillas se pueden presentar:


Desnudas: sin ningún tipo de vestido ni decoración. Te recomiendo esta opción cuando las sillas tengan un buen diseño, cuando estén en perfectas condiciones de conservación y cuando quieras un estilo minimalista o quieras rebajar con una silla simple una decoración más compleja en la propia mesa. 


Con un toque decorativo: una silla sencilla puede subir de categoría si le añades un pequeño detalle. Tejidos, encajes, flores, hojas, espigas, bayas, collares... Eso sí, siempre deben ser elementos que no molesten a los invitados a la hora de sentarse. Deco bonita, pero siempre funcional.  


Vestidas: con una funda y/o con lazos o elementos decorativos. Se suelen ver cada vez menos, aunque pueden ser interesantes en decoraciones más clásicas, cuando las sillas no estén en buenas condiciones o tengan un diseño demasiado simple. Si optas por las fundas que suelen ofrecer de serie los espacios, te aconsejo que le des tu toque personal poniendo un lazo con una textura distinta y un color que encaje con la decoración o que le añadas algún elemento decorativo que las personalice.


Mantelería


Puedes elegir entre tres opciones:


Sin mantelería: es la opción más actual. Aunque haya a quien le provoca urticaria, se llevan las mesas desnudas, sin mantelería. Esto requiere que la mesa sea de buena calidad y su tablero esté bien conservado. También es imprescindible colocar manteles individuales o bajo platos en cada puesto de mesa, así como incluir un camino de mesa que decore y proteja algo más la mesa. Procura no poner sillas con fundas y lazos con las mesas desnudas.


Con mantel: en este caso la mesa se cubre con un único mantel. Este debe ser de un color que encaje con la decoración general de la boda, debe estar limpio, bien planchado, bien colocado y sin ningún tipo de defectos. 


Debería tener un largo de entre la mitad y dos tercios de la altura desde el tablero al suelo. Cuando se pone un mantel único éste no debería llegar hasta el suelo. 


Puedes utilizar sillas desnudas o con fundas. 


Mesa de boda con mantel a rayas estilo navy


Con mantel y cubremantel: es la elección más clásica y formal. Se coloca un mantel hasta el suelo y un cubremantel o cubre, más corto, sobre él. 


Si el mantel y el cubremantel tienen un tejido y un estampado lujoso, quizás deberías elegir sillas sin vestir o con fundas sencillas, para no recargar la decoración general.


Normalmente los proveedores de gastronomía suelen ofrecer únicamente una o dos mantelerías a los clientes 


Servilletas


Las servilletas deberían ser siempre de tela, incluso si eliges una mesa sin mantelería. Procura que no se doblen de formas complejas, casi como si fuesen un trabajo de papiroflexia, es de mal gusto. Además cuanto más sencillo sea el doblez, más higiénico será todo. Hay un dicho que sirve para huir de los dobleces por docenas: servilleta doblada, servilleta manoseada. Lo ideal, doblada en forma de rectángulo, cuadrado, de triángulo o de rollito. Colocada sobre el plato, a su izquierda o su derecha, incluso bajo el plato y apareciendo una pequeña porción sobre el mantel; nunca dentro de las copas o entre el plato y las copas.


Deben tener unas medidas de 60x60 cm. si quieres la opción más formal, la de gala; o de 45x45 ó 40x40 cm. si quieres un estilo formal, pero más relajado.  


Vajilla


Los platos blancos y sin decoración son los más apropiados para apreciar la comida que se presenta en ellos, además de ser los más formales. El mantel puede ser claro, por supuesto, aunque también funciona el color y los estampados discretos.


Las vajillas coloridas y decoradas con diseños más atrevidos son más actuales y son las más adecuadas para bodas de estilo boho, rústico, industrial o playero; incluso las de estilo barroco o romántico. Otra elección interesante hablando de vajillas es la mezcla de diferentes estilos y modelos, algo que funciona excepcionalmente bien si acierta con las combinaciones. Cuando se opta por el color y los estampados es importante que la mantelería sea muy sencilla, para no abigarrar la mesa. 


Mesa de boda con vajilla combinada


Cristalería


Aunque el protocolo dice que la cristalería en una comida o cena de gala debe ser fina y transparente, lo cierto es que cada vez se opta más por mezclar distintos tipos de cristalerías, colores y texturas.


Si vas a elegir unos buenos vinos, mi consejo es que te decantes por copas transparentes, para que los invitados puedan apreciarlos también con la vista. Aunque eres tú quien debe elegir si prefieres la estética o la funcionalidad, por supuesto. 


Lo importante es que las copas y vasos tengan coherencia con la decoración global de la mesa y de la boda. Por supuesto, cada pieza debe ser apropiada para la bebida que va a contener, debe estar perfectamente limpia y sin desconchones ni fisuras. 


Cubertería
 

Los cubiertos deben encajar con la mantelería, la vajilla y la cristalería. Por supuesto deben estar impolutos, brillantes y sin el feo rayado que dejan los lavavajillas. 


Y no sólo deben tener un buen diseño y estar limpios, también deben estar bien colocados. 


Cubertería dorada


Números de mesa 


Siempre aconsejo que asignen las mesas a los invitados y se numeren, por cuestión de organización. Esto lleva a la necesidad de colocar algún tipo de identificación en las mesas


Ya sean números, palabras o símbolos, es importante colocarlos de forma visible en cada una de ellas. Procura que los centros de mesa y la decoración no tapen la identificación de la mesa. También es recomendable que si utilizas marcos, caballetes y otros elementos similares para exponerlos se vean bonitos desde cualquier punto de la mesa. Hay ocasiones en las que las traseras de esos marcos o caballetes muestras la parte menos noble de los carteles y se vean los pegotes de adhesivo, las grapas o los restos de pintura. 


Número de mesa para boda


La estética es importante, claro, pero deben ser identificables y legibles (en el caso de los números o palabras) por todos los invitados.


Menú


Los menús o minutas informan a los invitados de lo que se va a servir durante la comida o la cena, tanto los platos como las bebidas. Es algo de lo más recomendable, para que los invitados conozcan el menú una vez que se sienten a la mesa, para saciar su curiosidad y para que sepan de antemano si hay algún alimento que no pueden comer. Y también porque muchos de los asistentes a la boda se llevarán como recuerdo. 


Procura que el diseño del menú encaje con el resto de la papelería de la boda: invitaciones, tarjetas de agradecimiento, etc. Si te lo proporciona sin coste el proveedor de gastronomía, debería ser lo más limpio y neutro posible, para que no desentone. 


El menú o minuta debe estar al alcance de cada invitado, pero sin estorbar demasiado en la mesa.


Tarjetas de puesto de mesa


Si vas a asignar tanto las mesas como el lugar dentro de ellas para cada invitado, tendrás que colocar una tarjeta o elemento con el nombre de cada invitado, además de poner un plano en el lugar del seating


Las tarjetas deben ser coherentes con la papelería y/o la deco de la boda. Y algo con lo que debes tener cuidado: cada nombre debe estar perfectamente escrito. A nadie le gusta ver su nombre con faltas de ortografía u otras incorrecciones.


Centros de mesa 


Los centros son importantes, puesto que decoran y dan personalidad a las mesas. Deben encajar con el estilo de la boda, en cuanto a diseño y color. No deben estorbar la conversación entre los invitados, así que pueden ser bajos, muy altos y finos o incluso suspendidos del techo. 


Centro de flores


Cuidado con el tamaño, si son demasiado voluminosos, pueden molestar durante la comida, restando espacio para los platos, copas y cubiertos. Y si son demasiado pequeños, se perderán en la mesa y darán una impresión pobre y deslavazada.


Si vas a elegir centros con flores, estas deben tener un aroma discreto, para que no interfieran a la hora de degustar la comida o que molesten a los invitados. Si vas a poner hierbas aromáticas, su olor deberían maridar de algún modo con los platos que se vayan a servir, consulta al chef que se encargue del menú al respecto. 


Puedes optar también por los centros que ocupen longitudinalmente el tablero, a modo de camino de mesa vegetal. Estos son perfectos para mesas rectangulares.


Decoración de la mesa


Además de los centros de mesa puedes introducir otros elementos decorativos: pétalos, confetti, cuentas, velas, espejos, libros... En este caso es importante que no recarguen en exceso la mesa, sólo deben constituir un complemento al resto de la decoración. 


Si preparas unos envoltorios bonitos para los detalles para tus invitados, puedes colocarlos como decoración en la misma mesa, sobre el plato o a su lado, incluso en el centro.
 

Mesa de boda con regalo sobre el plato


Iluminación


La iluminación de la mesa debe ser un complemento a la del espacio, no la luz principal. Es importante que cree ambiente y que no deslumbre a los comensales


Las velas, faroles, linternas o guirnaldas LED pueden ser una gran elección. 


Hablando de velas, éstas no deben dar olor, deben estar colocadas de forma segura para los invitados... y encenderse sólo a la caída del sol. 


¿Cómo te gustaría que fuesen las mesas para la recepción de tu boda?





Post relacionados:

La Servilleta en el Banquete de Boda
Asignar las Mesas a los Invitados en la Boda Muy Recomendable 
Cómo Hacer Centros de Mesa Sencillos y Económicos


La primera vez que apareció el post Consejos para Conseguir la Mesa de Boda Perfecta fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Consejos para conseguir la mesa de boda perfecta by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.