19 julio, 2017

Photo Booth Vs Photocall

Cada vez más parejas deciden poner un photocall en su boda. Seguro que en alguna de las últimas a las que hayas asistido te has hecho fotos en uno. Pero... ¿era photocall o photo booth


Y es que aunque ambos términos comiencen con photo, no son lo mismo.


Si quieres saber cuáles son las diferencias entre uno y otro y cómo triunfar con cualquiera de ellos, no tienes más que seguir leyendo...


Photo booth vs photocall


Photo booth


Se trata de un decorado en 3D que sirve como escenario para las fotos más divertidas de la boda. Puede tener el formato de una cabina de fotos de tipo fotomatón o ser un escenario con elementos decorativos y/o mobiliario con una temática o un estilo acorde al general de la boda.


La clave es que el photo booth no consta únicamente de un panel decorativo, sino de elementos, fijos o móviles, que le dan profundidad.


El secreto para triunfar con el photo booth en la boda es que invite a participar a los invitados, tanto por su estética como por la comodidad a la hora de utilizarlo.


Decóralo con marcos de fotos, espejos, puertas antiguas, balas de heno, sillas, sillones, chaise longues, lámparas, tejidos de todo tipo, bicicletas... Lo importante es que tenga que ver con el estilo de tu boda. Recuerda que la decoración puede estar sobre el suelo... o suspendida del techo o de los árboles.


Novia sobre una bala de heno
¿Y si colocas unas balas de heno en la zona del photo booth si tu boda es rustic chic?


Puedes utilizar otros elementos más contundentes como photo booth: coches antiguos descapotables, caravanas, furgonetas...


Coche descapotable
Un coche descapotable puede ser el escenario perfecto para las fotos de tus invitados


Si quieres que sea de estilo fotomatón, puedes preparar una estructura de base y luego cerrarlo con tela, cartón o madera ligera; aunque si quieres un acabado más profesional, lo recomendable es alquilar uno de tipo comercial. 


El montaje debe ser suficientemente seguro para no causar accidentes a los invitados. Aunque también debe ser respetuoso con el lugar en el que se celebre la boda, así que no deben utilizarse anclajes o adhesivos que dañen el suelo o las paredes en el que se coloque; incluidos jardines y otras zonas naturales. Te aconsejo que, antes de contratar o montar nada, consultes con el responsable del espacio.


Photocall


Es un panel plano que sirve como fondo para las fotos informales de los invitados. En resumidas cuentas, es como el lienzo que se coloca en cualquier tipo de evento para que los famosos se hagan fotos delante de él.


El photocall se ha popularizado de forma impresionante. Ya es casi imprescindible en bodas, cumpleaños, comuniones... incluso en las fiestas navideñas en los hoteles.


Se puede personalizar tanto como se desee: fotos o nombres de los novios, imágenes de paisajes, dibujos, acabado de pizarra, con cortinas de luces o flores...


Es muy importante que el montaje de la estructura para sostener el panel sea sólida, porque el photocall puede terminar volando en caso de que esté situado en el exterior o, peor aún, cayendo sobre los invitados.


Photo booth vs photocall


Comunes a ambos


En los dos casos puedes poner todo tipo de elementos para que los invitados se caractericen. Te recomiendo que todos los artículos que haya tengan que ver con el estilo del photo booth o photocall y con el de la boda. Si has dispuesto un escenario recreando el tocador de María Antonieta, no tiene sentido que pongas, sombreros de cowboy, mostachos y labios pintados. Lo lógico sería que la caracterización consistiese en pelucas, antifaces con encaje, abanicos...


Invitadas en un photocall


Ten en cuenta que ambos, photobooth y photocall, necesitan cierto espacio para funcionar bien, así que no deberían estar situados en zonas de paso en las que puedan estorbar. Los invitados tienen que poder situarse en el escenario con holgura, mientras que el resto espera. Parte de la diversión de estos escenario es ver lo que hacen los demás, casi más que hacerse la foto de rigor. También es importante que permita el paso al personal que atiende la boda.


Aunque sean los propios invitados los que hagan sus fotos con una Polaroid o con sus móviles, avisa al fotógrafo de que habrá este tipo de escenario. Puede sacar únicamente algunas fotos o dedicar a una persona que se encargue exclusivamente de cubrir la actividad en él. En este segundo caso te cobrará un extra, claro.


Ten mucho cuidado con el DiY. Si el bricolaje y las manualidades se te dan bien (y tienes tiempo), adelante con ello; en caso contrario, te recomiendo que se lo encargues a un profesional. Una cosa es hacer un centro de flores o envolver los regalos para los invitados, otras muy distinta es preparar un photocall de 2 x 3 m., que aguante el viento o que se apoyen en él los invitados cuando llevan más de un gin tonic encima... o más de dos.


Informa siempre de que habrá photo booth o photocall. Si los invitados no saben que habrá uno, no lo utilizarán. Coméntalo en la web de la boda, en las redes sociales, en las invitaciones, en carteles en lugares estratégicos del espacio. 


Coloca una pizarra con el hastag que hayas elegido para la boda, así los invitados pueden compartirlas etiquetadas. 


Pizarra con hastag para las fotos de la boda


Pon un soporte para que los invitados puedan colocar sus móviles y hacer las fotos más cómodamente. 


Puedes colocar un sistema que vuelque todas las imágenes en una pantalla grande para que vayan apareciendo en forma de carrusel. Lo ideal es ponerlas en la zona del baile, para que todos puedan disfrutarlas. Consúltanos y te ofrecemos la herramienta perfecta para tu boda.


No te olvides de guardar las mejores fotos. Recopílalas de las redes sociales o pide a los invitados que te las envíen. 


Y ahora ya sólo queda posar, sonreír... y ¡clic!





Post relacionados:

Bodas y Redes Sociales: ¿Amigas o Enemigas?
Cómo Conseguir la Barra Libre Perfecta para Tu Boda
Globos para Decorar Tu Boda


La primera vez que apareció el post Photo Booth Vs Photocall fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Photo booth vs photocall by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

12 julio, 2017

Detalles para que el Novio También se Sienta Importante

Cuando una pareja organiza su boda, no nos engañemos, suele haber uno que elige la mayor parte de detalles, mientras que el otro acepta esas elecciones. Esta aceptación puede darse por varios motivos: comodidad, falta de tiempo, que la otra persona no delegue ninguna decisión...


Y normalmente el aceptador suele ser el novio. Aunque, por suerte, cada vez son más los chicos que se involucran en el diseño y planificación de la boda, todavía siguen siendo un actor secundario.


Por supuesto, esto también ocurre en las parejas del mismo sexo, suele haber alguien que decide y quien asume las elecciones sin apenas participar, aunque en este caso me voy a centrar únicamente en las situaciones novia-novio.


Sea por pereza o porque la novia es muy mandona controladora y acapara todas las decisiones, hay muchos novios que no sienten la boda como suya, casi se ven más como invitados que como protagonistas.


Para que esto no le suceda a tu futuro marido, puedes tenerle en cuenta en la boda con pequeños (o grandes) detalles que le gusten y que le demuestres que él también es importante.


Aunque le conoces mejor que nadie y debes guiarte por ello, a continuación te doy algunas ideas que suelen gustar en general a los novios.


Detalles para que el novio también se sienta importante


Vestuario


Que elija el boutonniere. Hay novios a los que no les gustan demasiado las flores, así que puedes incluir elementos vegetales en tu ramo para que su prendido esté compuesto únicamente por hojas o plantas. Otras alternativas a las flores son las espigas, las ramas, las bayas o las plumas, por ejemplo. También puedes ofrecerle la posibilidad de incluir algún elemento que tenga que ver con sus aficiones y gustos: un alfiler con una raqueta de tenis, flores hechas con hojas de su libro favorito...


Un detalle gamberro. Si la boda es muy formal, puedes regalarle unos calcetines con estampado o colores llamativos, incluso con sus personajes de películas o videojuegos favoritos. Esto es válido para los gemelos, la corbata, la pajarita, la hebilla del cinturón o los tirantes. La idea es que pueda sentirse rebelde ese día, aunque sólo sea un poquito.


Zapatos cómodos para el baile. Nosotras nos preocupamos mucho de que nuestros zapatos de novia sean cómodos o de tener un segundo par para aguantar hasta el final de la fiesta, pero... ¿y ellos? Si hablas con los chicos en confianza, la mayoría de ellos querrían quitarse el calzado cuando comienza el baile como hacemos nosotras, aunque en ellos (no me preguntes la razón), no está muy bien visto. No está de más preparar unos zapatos cómodos para que él también pueda disfrutar de la boda hasta el final.


Novios atándose los zapatos


En la ceremonia


Tener protagonismo en la ceremonia. Muchos novios se ven obligados a llegar antes al lugar en el que se va a celebrar la boda, a saludar a los invitados y a entrar de forma precipitada en cuanto se anuncia la llegada de la novia. Eso implica que muchos de ellos no hacen una entrada pausada en el recinto, luciendo a la madrina de su brazo y luciéndose ellos, mientras suena una bonita música hasta que llegan a la mesa de ceremonias o al altar. Si en tu caso el novio quiere andar por el pasillo nupcial como tú, creando expectación con su llegada como tú, facilítaselo. Que sean los padres que no actúan como padrinos, los hermanos, los amigos de confianza o las damas de honor los que den la bienvenida a los invitados.


Tener a sus groomsmen o caballeros de honor. Si cada vez hay más novias que se hacen acompañar de sus damas de honor... ¿por qué no los novios? Sugiérele la posibilidad de que los chicos más cercanos a él, familia o amigos, le arropen el día de la boda. También puedes darle una sorpresa pidiéndoselo tú a los hombres más importantes en su vida, sin que él lo sepa, para que vayan a buscarle ese día y le escolten hacia la ceremonia.


Novio con sus groomsmen


Elegir la música. Tanto para la ceremonia como para el baile, él también debería poder escoger la música que sonará en la boda. Si no ha participado en la elección, al menos dale una sorpresa, pidiéndole al grupo musical o DJ que toque su tema favorito.


En la recepción


Un dispensador o un recipiente lleno de hielo y botellas de cerveza. Si se trata de un dispensador, se puede situar en un corner en el que se coloquen también las jarras o copas frías, servilletas, snacks... En caso de que prefieres poner un recipiente con hielo, puedes elegir desde cubos de cinc a bañeras antiguas, dependiendo del estilo de tu boda. El tipo de cerveza, el que más le guste a él, aunque suelen triunfar las cervezas artesanas o las emblemáticas de marcas nacionales o extranjeras. Puedes ofrecerlo durante el cóctel y también durante la barra libre. 


Cervezas en hielo


Un corner de vinos. Si le apasiona el mundo del vino, un espacio con buenos caldos puede ser un bonito detalle para él. Es importante que este corner esté atendido por un profesional que sepa servir el vino y asesorar a los invitados. Puedes elegir que se sirva todo tipo de vino (blanco, rosado y tinto) o una sola. También puedes centrarte en una sola D.O. (denominación de origen) o escoger varias. Lo más importante es que lo que le sirva le agrade a él... y también a los invitados, claro. 


Una barra de destilados. Según los gustos del novio puede ser una barra específica de ginebras, vodkas, whiskies, etc. Para que el novio lo perciba como algo especial para él, es importante que se diferencie de la barra libre general y que esté surtida con el tipo de destilado y marcas que más le gusten.


Un corner de cafés. Si al novio le gusta mucho el café y es todo un entendido en el tema, puedes darle una sorpresa poniendo una zona en la que se puedan degustar distintos tipos de café. Mi consejo es que, al igual que en el caso del espacio de vinos o la barra de destilados, esté atendido por un experto que se encargue de preparar y servir el café adecuadamente.


Que la tarta sea de su sabor favorito. Si le gusta el chocolate negro, ¿por qué no elegir ese sabor para la tarta nupcial? No cuesta nada ceder en algo así y él lo va a apreciar.


Tarta de boda


Alternativas a los sobres con dinero. Cuando los novios reciben dinero como regalo en la boda, el que acaba con sobres en todos los bolsillos del traje es él. Esto es sumamente incómodo, además de una responsabilidad (imagina tu ira si pierde alguno). Procura poner una caja o cesta segura para ese fin, así los invitados podrán ir depositando allí los sobres, y le descargarás a él de esa tarea. 


Sus chucherías favoritas. Si vas a poner una candy bar, procura que haya un surtido de sus chuches favoritas. Y un detalle plus: prepara una bolsita con ellas y déjalas en la habitación en la que vayáis a pasar la noche de boda con una tarjetita romántica... o sexy. 


Cigar bar. Si el novio es fumador o le apetece mantener la tradición de los puros, puedes preparar una mesa con cigarros puros y cigarrillos. Recuerda que debes colocar el cigar bar en una zona de acceso al exterior, puesto que no se permite fumar en recintos públicos cerrados. Y que no se te olvide poner cerillas, encendedores, cortapuros y otros complementos de fumador.


Otros detalles


Abanicos también para ellos. En las bodas que se celebran en épocas de calor, se suele prever un abanico para la novia y también para las invitadas. Pero nos solemos olvidar de ellos. Hay abanicos masculinos que pueden ser una gran ayuda para el novio y para los invitados, que pasan aún más calor que nosotras al llevar chaqueta.


Alpargatas o chanclas también para los chicos. Los zapatos de vestir también les acaban molestando a ellos, sobre todo si les gusta bailar. ¿Por qué no prever este detalle también para ellos? Al novio le encantará que también te acuerdes de la sección masculina de la boda.


Detalles pensados para ellos. En ciertos casos, la novia elige los regalos para los invitados, chicos, sin pensar realmente en ellos. Es importante que les gusten y sean útiles. Pedirle opinión al novio te puede dar las pistas necesarias para acertar.


Alfombrillas o zona de limpieza de calzado. En las bodas que se celebran en zonas con césped, tierra o arena, nosotras nos solemos poner unos protectores de tacón y listo. Ellos, sin embargo, acaban con los zapatos que tanto les ha costado lustrar para la ocasión, sucios y embarrados. Colocar una alfombrilla en la que puedan limpiarse el barro, poner una máquina de limpieza de calzado o, incluso, contratar a un limpiabotas, puede ser un estupendo detalle para el novio y los invitados.


Percheros para las chaquetas. En muchos recintos cuentan con servicio de guardarropa, pero en otros no. En esos casos en los que no hay ningún lugar en el que dejar las chaquetas, es conveniente preparar una zona con percheros o burros en los que poder dejarlas. Ya sabemos que los hombres no deberían quitarse la chaqueta en ningún momento de la boda, pero también sabemos que en el 99% de los casos van a deschaquetarse más tarde o más temprano; así que mejor que las prendas no sufran... y que no terminen en los respaldos de las silla, por favor.


Novio abrochándose la chaqueta


Zona de información deportiva. Esto no le va a gustar a muchas novias, pero es muy recomendable, salvo que prefieran la alternativa: que muchos de los invitados se escapen a un bar cercano o que se vayan al baño o al pasillo a mirar en su móvil los resultados cada dos por tres. Si la boda coincide con algún partido importante, puedes prever una zona en la que aparezcan los resultados actualizados del encuentro, para que los interesados puedan mantenerse informados. Esta información puede aparecer en una pantalla, un tótem, una pizarra que vaya actualizando alguien de confianza...


Estos son sólo algunas ideas generales que te ofrezco para que te inspires, aunque debes adaptarlas a vuestro caso. ¿Qué detalle le haría feliz a tu novio?



Post relacionados:

Todo lo que Debes Saber sobre el Prendido del Novio
Cómo Elegir los Zapatos del Novio 


La primera vez que apareció el post Detalles para que el Novio También se Sienta Importante fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Detalles para que el novio también se sienta importante by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

05 julio, 2017

Consejos para No Equivocarse con una Boda Temática

Sinceramente, cuando oigo boda temática, me pongo a temblar. Aunque en Internet se pueden encontrar multitud de imágenes de bodas temáticas que hacen suspirar al espíritu más insensible, lo cierto es que cuando se ven en la vida off-line, la cosa cambia. Y es que se llegan a ver verdaderos desastres, que más parecen un decorado de serie B, que otra cosa.


Para que eso no os suceda a vosotros, en este post encontraréis algunos consejos para organizar una boda temática y no equivocarse


Consejos para no equivocarse con una boda temática


Antes de elegir la temática


Antes de elegir una temática para la boda es importante que os sentéis a reflexionar acerca del concepto de boda que queréis. El concepto va más allá de la tematización, es vuestra visión de la boda, el reflejo de cómo sois cada uno por separado y como pareja, lo que queréis transmitir. Para ello os aconsejo que cerréis los ojos y escribáis ambos cómo os imagináis ese día: la ceremonia, la recepción, la decoración, cómo vais vestidos vosotros y cómo irán los invitados, cómo os gustaría sentiros ese día el día de la boda y cómo queréis que se sientan los asistentes... Después de eso podéis anotar por separado vuestra visión e ideas en un papel, para luego unir lo que más os guste en una lista común. Así habréis averiguado el concepto de vuestra boda, para poder trabajar sobre él. 


Ceremonia en un jardín
¿Cómo os imagináis vuestra boda?


También debéis tener en cuenta otros puntos que influirán en la temática: el lugar de celebración de la ceremonia y la recepción, la época del año, la hora del día y el número de invitados. Os pongo un ejemplo: si vais a celebrar la ceremonia y la recepción en los salones interiores de un hotel urbano en enero, no tendría mucho sentido inspirarse en un jardín tropical.


Otra cuestión importante es la flexibilidad de los responsables del lugar de celebración de la ceremonia y la recepción. En muchos casos la personalización de la decoración que permiten es muy limitada. Hay algunos proveedores que no permiten ni siquiera colocar elementos decorativos sujetos con cinta adhesiva en las paredes, así que imaginaos si necesitáis introducir árboles vivos dentro de la carpa de la recepción o poner un pequeño tiovivo en el jardín en el que se celebre el cóctel. Consultad con los comerciales o responsables de eventos hasta dónde os permitirían llegar en caso de querer tematizar la boda, así os evitaréis disgustos posteriores una vez que ya hayáis firmado el contrato. 


Decoracion boda vintage


Por supuesto, también influye el presupuesto. Una boda temática puede llegar a ser muy cara, según como se plantee, incluso aunque sólo se utilicen pequeñas pinceladas decorativas para lograr el ambiente que deseéis. Por eso el tema y cómo se lleve a la práctica dependerá del dinero que podáis destinar a la boda. 


Un pequeño detalle: tened presente que la temática que elijáis estará presente en las fotos y vídeos de la boda (y en las redes sociales) para siempre. ¿Os imagináis dentro de 40 años viendo cómo cortáis la tarta nupcial con una espada láser? ¿Os sonrojaréis dentro de unos años cuando vuestro hijo adolescente vea las fotos de la boda en las que vais vestidos con trajes medievales? Si no os importa, adelante; pero si dudáis, quizás sea mejor suavizar la temática o escoger otra. 


Tematizar una boda no es obligatorio. Si ninguno de los dos os sentís cómodos con la idea de utilizar un tema central, no tenéis por qué hacerlo. 


Cómo elegir el tema de la boda


Es importante diferenciar entre la estética y el concepto o estilo. La estética es lo que cohesiona la decoración de la boda puede ser una paleta de colores, un motivo decorativo (corazones, plumas, flores, lunares...), los materiales, etc. El concepto o estilo va más allá, es un motivo o hilo argumental: vintage, rústico, tropical, boho, cine, viajes, música... Lo ideal es armonizar ambos, tema y estilo. 


Corazón
Un solo motivo puede cohesionar toda la decoración de la boda


Procurad que el tema elegido tenga que ver realmente con vosotros. Un ejemplo: si no pisáis el cine desde que se pagaba la entrada en pesetas y tampoco veis películas en casa sin coacción, no tendrá ningún sentido que la temática de vuestra boda sea cinematográfica, por muy bonita que os parezca. 


También es recomendable que la temática sea reconocible (y digerible) por parte de la mayoría de los invitados. Una cosa es elegir una elegante y refinada versión de Drácula de Bram Stoker y otra llenar la boda de ataúdes, recipientes con sangre falsa, estacas para servir las brochetas de fruta y dentaduras de plástico como detalle para los invitados. Buen gusto ante todo. 


Temática rústic chic
La temática rústica es perfectamente identificable por todos


Evitad temáticas delicadas y que puedan ofender a los invitados: religión, fútbol, política... Por mucho que os gusten, es mejor evitar malas caras y escenas desagradables.


Lo recomendable es elegir una sola temática para que esté presente desde las invitaciones hasta la recena. Utilizar más de una (una en la ceremonia y otra en la recepción, una en la primera parte de la recepción y otra al final...) puede ser un completo desastre, porque armonizarlas requiere mucha experiencia y destreza. 


Decoración con globos y lunares


Es fundamental que la tematización no caiga en la caricatura. Una boda no es un cumpleaños infantil, así que hay que ser prudente a la hora de emplear los elementos distintivos de la temática. Como en casi cualquier faceta de la vida, en la temática bodil menos en más. 


Valorad si llevar a la práctica la tematización implica mucho esfuerzo, tiempo o dinero. Si requiere decoración de gran tamaño, elementos difíciles de conseguir o instalaciones complejas, deberíais poner en la balanza si os convienen. 


Cuidado con el DiY. Os puede ahorrar mucho dinero, pero es importante que el resultado de vuestra decoración handmade no parezca hecha por niños de guardería.  


Deco de boda DiY con suculenta
Planteaos si seréis capaces de llevar el DiY a la práctica con acierto


Y, por supuesto, si no queréis una boda temática, pero no os sentís muy seguros a la hora de planificarla y ejecutarla, lo ideal es que contratéis a una wedding planner


Espero que la temática del post os haya parecido interesante...







Post relacionados:

Cómo Organizar una Boda Rural con Acierto
Claves para Decorar una Boda Industrial 
Las Claves de una Boda Boho... y Muy Chic
Pon Hierbas Aromáticas en Tu Boda 


La primera vez que apareció el post Consejos para No Equivocarse con una Boda Temática fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Consejos para no equivocarse con una boda temática by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

28 junio, 2017

Consejos para que los Niños Participen en la Ceremonia

Si va a haber niños invitados en tu boda, probablemente quieras que al menos alguno de ellos participe en la ceremonia. Y es que no hay nada más tierno que un peque llevando el cartel de "Viene la novia", lanzando pétalos o llevando con pasitos inseguros el cojín de las alianzas. Según aparecen por el pasillo nupcial todos los invitados lanzan un "¡oooooh!" con una sonrisa en la boca, los padres resplandecen de orgullo al ver a sus retoños y el fotógrafo se frota las manos, porque tiene la oportunidad de lucirse.


Pero antes de decirle sí, quiero a los pequeños colaboradores en la boda, es necesario tener en cuenta algunas cosas, para que todo vaya como la seda... o al menos se acerque.


Por eso, en este post vas a encontrar algunos consejos e ideas para que los niños participen tu ceremonia de boda


Consejos para que los niños participen en la ceremonia de boda


A tener en cuenta


Lo primero que debes tener presente, es que los niños son imprevisibles. Pueden estar muy ilusionados con su participación, puedes haber preparado el guión de la ceremonia, haber ensayado una y mil veces, tener todo atado y bien atado... y que, a la hora de la verdad, los críos hagan lo que más les apetezca. Desde una negativa rotunda a participar justo antes de echar a andar por el pasillo nupcial a una rabieta de proporciones épicas, pasando porque quieran sentarse en las rodillas de novio durante toda la ceremonia o sentarse en la cola de tu vestido mientras andas, en lugar de sostenerla. Si tienes esto claro desde el principio, te ahorrarás muchos disgustos de última hora. 


Habla previamente con los padres, para saber si están de acuerdo con que sus hijos colaboren en la ceremonia. La mayoría estará encantado, pero otros papás pueden ser reacios a que sus niños tengan ese protagonismo. Tú puedes proponer, pero los que tienen la última palabra son primero los padres y luego sus hijos. 


Las edades


Ten en cuenta las edades de los niños que van a participar en la ceremonia. Cuando son muy pequeños, puede que no sean capaces de realizar muchas de las tareas que se les suelen confiar durnte la ceremonia; al menos sin ayuda de otros niños más mayores o de adultos. Y si son demasiado mayores, puede que no les apetezca demasiado tener protagonismo ese día.


Si quieres que participen niños muy pequeños, procura que lo hagan junto con otros más mayorcitos que les ayuden y les guíen. Si eso no es posible, tendrás que designar a un adulto para que esté al tanto.  


Niño en boda


Siempre voluntarios


Es importante hablar con ellos y preguntarles si realmente desean participar en la ceremonia. Hay niños muy tímidos o con un sentido del ridículo muy acusado, que se sienten abrumados en este tipo de situaciones. Y cuando hablo de preguntarles, es a ellos directamente, no a sus padres; porque estos últimos pueden llegar a presionarles para que acepten, unas veces por cortesía y otras porque sus peques tengan visibilidad (eso no quiere decir que no les preguntes a ellos antes, ojo). Siéntate con ellos tranquilamente, en un ambiente distendido y consúltales para que te digan sinceramente si quieren llevar los anillos o la cola del vestido; asegurándoles que les vas a seguir queriendo igual sea cual sea su respuesta. Esto también es válido si los niños son tus hijos, por cierto.


Ante el más mínimo atisbo de duda de que alguno de los niños no quiere participar, déjalo correr y no le obligues. Este tipo de intervención debe ser siempre voluntaria. Si le obligas, el peque se sentirá muy angustiado y, además, lo más probable es que te encuentres con un disgusto de última hora.


Niña vestida para la ceremonia


El vestuario


Consulta con niños y padres el tipo de atuendo que quieres que lleven ese día. Con los más pequeños, hay que hablar acerca del estilo de la ropa, con los padres también, además de tratar la parte económica. Tú puedes, por supuesto, elegir el estilo de ropita que lucirán en la boda, pero es imprescindible que los pequeños y sus papás también le den el visto bueno. Los primeros tendrás que darle el OK en cuento a estética y comodidad. Los segundos tendrás que aprobar la estética... y el dinero que supondrá. En la mayor parte de los casos, el coste del vestuario de los peques corre de cuenta de sus padres, así que primero cerciórate de que van a poder asumirlo. No todas las economías familiares pueden soportar ese gasto. Si los padres puede costearlo, perfecto; en caso contrario, deberías ser tú quien lo pague o permitir que los niños luzcan lo que los papás puedan permitirse. 


Todos con algo que hacer


Si hay varios niños invitados a la boda, procura que todos participen de alguna manera. Si no, lo que conseguirás es que los que no tengan ninguna labor que realizar durante la ceremonia, intenten llamar la atención de alguna manera ruidosa e incómoda. 
 

Procura asignar a cada niño las tareas que mejor encajen con su edad y capacidades. Si le das a tu sobrino de 18 meses las alianzas para que las lleve, la cosa se puede complicar en cualquier momento; así que mejor será encargarle la entrega de los anillos a un niño más mayor y dejar que el más peque lleve el cartel de "Aquí llega la novia", por ejemplo. 


Todo claro


Explícales claramente lo que esperas de ellos ese día y cómo deben hacerlo (y también a sus progenitores). Son niños y no han participado en decenas de bodas, así que no des por hecho que saben cuál es su cometido. Y tampoco confíes en que sean sus padres los que les den las instrucciones, porque puedes encontrarte con que la interpretación de los papás acerca de lo que tienen que hacer sus hijos, no tiene nada que ver con lo que tú quieres. 


Si es posible, lleva antes de la boda a los niños al lugar en el que se celebrará la ceremonia. Así el lugar les impondrá menos el día de la ceremonia. También es conveniente aprovechar ese día para ensayar. Y si la persona que vaya a oficiar la ceremonia puede estar presente, mucho mejor. Es importante que cuando conozcan el lugar, el ambiente sea relajado. Unos juegos antes de comenzar el ensayo o unos refrescos pueden ser una buena forma de romper el hielo. 


En el caso de las bodas religiosas, es imprescindible consultar antes con la persona encargada de oficiar, para saber si está de acuerdo con la participación de niños y las tareas que realizarán. 


Niña en boda
  

Ideas para que participen


Algunas ideas para que los niños colaboren durante la ceremonia son:


  • Recibir a los invitados. Una bonita tarea que les encantará es estar en la puerta del lugar en el que se celebre la ceremonia dando la bienvenida y las gracias por su asistencia a los invitados que vayan llegando.


  • Entregar los programas o misales de la ceremonia a los asistentes. Si los has previsto para tu boda, los niños son los mejores embajadores para encargarse de ellos. También pueden entregar los abanicos, paypays, parasoles, pañuelos para las lágrimas de felicidad de los invitados, etc.


  • Ayudar a los invitados a encontrar su asiento. Si reservas asientos a las personas más cercanas, pueden encargarse de dirigirles a sus sillas.


  • Portar el cartel de "Aquí llega la novia" o similar. En cada vez más bodas se ha adoptado la costumbre de que los peques lleven un cartelito en el que se anuncia la llegada de la novia al comienzo de la ceremonia, algo que pueden hacer lo más chiquitines sin ningún problema. Incluso los bebés pueden llevarlo mientras sus papás les llevan en el carrito por el pasillo nupcial.


  • Llevar los anillos. En este caso es importante que ambas alianzas estén bien aseguradas para que en caso de que se caiga el portaalianzas no salgan rodando. Pero, cuidado, deben estar bien sujetas, pero también tiene que poderse desanudar fácilmente por un adulto cuando llegue el momento del intercambio de alianzas.


Anillos de boda


  • Portar las arras. Aunque no se utilizan en todas las bodas, en algunas de ellas se intercambian arras, por lo que es una tarea que se puede encargar a los niños. Si se van a colocar directamente en la mesa de ceremonias, las monedas pueden estar colocadas sobre una bandeja; si van a llevarlas niños pequeños, mi consejo es que las arras vayan en una caja, cesta con tapa o bolsita y así minimizar el riesgo de que se caigan.




  • Lanzar flores antes de que llegue la novia. Es todo un clásico. Las niñas (o niños, por supuesto) pueden ir lanzando flores por el pasillo nupcial antes de que entre la novia.


  • Ayudar a llevar la cola del vestido de la novia. Si los niños son un poco más mayores pueden sostener el borde de la cola del traje de la novia, eso sí, siempre que se les enseñe cómo hacerlo de forma apropiada.


  • Guardar una cesta con botellas de agua o pañuelos de papel para los novios. En muchos casos los novios se quedan con la boca seca o lloran de felicidad y nervios, así que nunca está de más que haya uno o varios peques que les puedan entregar agua o pañuelos si lo necesitan. 


  • Leer durante la ceremonia. Si los niños no son tímidos, una forma de que participen en la boda es que lean algún texto, ya existente o escrito por ellos mismos. Una opción es que lean más de uno en la misma intervención, así les dará menos vergüenza, porque se sentirán más arropados.


  • Cantar o tocar un instrumento. Si alguno de los niños sabe cantar o tocar un instrumento (y no le importa hacerlo en público), puede encargarse de interpretar algún tema a o largo de la ceremonia. 

  • Entregar el confetti, los pétalos o el arroz. Los peques pueden ser los encargados de repartir los conos o bolsitas con los elementos que vayan a lanzar los invitados al final de la ceremonia. Les suele encantar y es una forma de que todos los asistentes tengan su confetti o sus pétalos a tiempo.


¿Habrá niños en tu boda? ¿Ya sabes qué tarea le asignarás a cada uno? Seguro que harán de la ceremonia algo inolvidable.






Post relacionados:



La primera vez que apareció el post Consejos para que los Niños Participen en la Ceremonia fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Consejos para que los niños participen en la ceremonia by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.